Tratar bien a alguien que no te agrada no es hipocresía, es educación

0

Hay quienes no soportan ni siquiera, estar en el mismo lugar que alguien cuya forma de ser no les es del todo grato. Incluso, hay quienes conviven en un mismo entorno laboral y se niegan a dar los buenos días a estas personas que poco toleran. Sin embargo, estas actitudes solo pueden estar dando muestra de que eres inmaduro y poco inteligente.

La educación no es hipocresía, pues el aplicar los valores y principios que has aprendido desde tu niñez no debe restringirse únicamente para manifestarlos con quienes te caen en gracia. Nuestro comportamiento debe ser lo más equitativo posible, debido a que, se trata de educación y esta no distingue entre uno u otro.

A medida que vamos creciendo y aprendiendo cómo funcionan las relaciones sociales, académicas y laborales, nos damos cuenta que, muchas veces, probablemente, confundimos la hipocresía con la educación, pues pensábamos que tratar bien a quienes nos caía mal, era ser falsos. Sin embargo, ya en la adultez nos damos cuenta que, de no ser así, viviríamos en un conflicto constante con quienes no somos compatibles.

Es insano y poco inteligente desgastarnos tanto en hacerle tener en cuenta siempre a otro que no nos cae bien o que nos molesta su actitud o personalidad. Generalmente, tenemos una gran cantidad de responsabilidades y no queda tiempo para estar planificando como hacer desaires a quienes no nos gustan.  Esto sería una actitud infantil.

En cuanto a la hipocresía, esta hace más referencia al hecho de tener demasiadas atenciones con alguien cuya personalidad nos desagrada, pero hacerlo con el objetivo de conseguir algún beneficio. Esto iría más allá de la educación, entrando en juego demostrar cariño y atenciones innecesarias que realmente no sentimos con un interés personal de por medio.

Buenos modales en el trabajo
Aplicar las normas de cortesía y buenos modales equitativamente nos ahorra inconvenientes y facilita nuestras responsabilidades diarias | Foto vía : noticias.universia.pr

Quizás también te interese leer: Mirar Los Pechos De Las Mujeres Alarga La Vida De Los Hombres

Otro punto importante es que, cuando somos cordiales con las personas de nuestro entorno, esto por lo general genera un trato recíproco que fomenta la tolerancia aun cuando, las personalidades que interactúen en dicho entorno sean muy diferentes entre sí. Incluso se hace más llevadera la cooperación mutua con fines comunes, sin llegar a tener que lidiarse con controversias innecesarias que dificulten o entorpezcan las responsabilidades o tareas de los involucrados.

De manera que, no confundas la educación con la hipocresía, para que mantengas todas tus relaciones personales y laborales dentro de los parámetros correctos y así, te ahorres disgustos innecesarios o ser tildado de infantil y grosero.