Rescató a un cocodrilo que se encontraba herido y con el pasar de los años se convirtió en una mascota muy peculiar

0

Si te encuentras con un cocodrilo herido ¿Qué harías? ¿Lo dejarías y que la naturaleza haga su trabajo? o ¿lo llevas contigo, lo curas y lo tienes hasta que mejore totalmente? Pues bien, en esta oportunidad te comentaremos de un pescador de Costa Rica; Gilberto Shedden, quien tomó la segunda opción.

Todo ocurrió cuando este hombre encontró a un cocodrilo moribundo en el río Parismina, en la zona del Caribe, al cual un ganadero le había disparado en la cabeza por comerse a sus terneros.

En ese momento el hombre subió a su lancha al animal y se lo llevó a su casa, pensando que este moriría pronto y que tal vez, podría aprovechar la piel del animal, pero el cocodrilo no murió y fue entonces cuando prefirió curar y alimentar a lo que sería su nueva mascota.

Una vez que el hombre consideró que ya era el momento adecuado para que el animal regresara a su hábitat natural, procedió a regresarlo, pero su sorpresa fue que a la mañana siguiente el cocodrilo estaba afuera de su casa.

Así es que, desde entonces fueron inseparables. Sin darse cuenta, formaron un gran lazo y una amistad como ninguna otra. Lamentablemente, Poncho como le llamaba Gilberto al cocodrilo, único cocodrilo conocido en el mundo que había sido domesticado, falleció en octubre de 2011.

Según Gilberto  tras una cuantas horas de no ver al animal en la laguna, decidió entrar al agua a buscarlo y cuando lo encontró lo halló muerto. Cabe resaltar que, durante todo el tiempo que el cocodrilo estuvo bajo el cargo de este hombre, las autoridades costarricenses estuvieron al tanto de la situación, manteniendo una evaluación constante de la misma.

Asimismo, Gilberto contaba con todos los permisos necesarios para adoptar al animal y poder conservarlo como su mascota. Los veterinarios que examinaron el cuerpo de Poncho determinaron que fue una muerte natural y que a pesar de que tenía 50 años era posible que pudiese haber vivido unos treinta más.

Quizás también te interese leer: Hombre Arriesga Su Vida Para Salvar A Dos Perros De Ser Arrastrados Por Las Aguas De Caudaloso Río

El cuerpo del animal puede apreciarse en un museo de Siquirres, así que puedes conocerle allí si lo deseas. En cuanto a Gilberto, por más de veinte años este hombre compartió su vida junto a este animal, así es que, su partida efectivamente lo afectó.

¿Te atreverías a ser amigo de un cocodrilo?

Deja un comentario