Mujeres con pompas grandes tienen hijos más inteligentes

0

Aunque podría lucir como discriminatorio, las mujeres con traseros grandes no solo atraen más la mirada entre los hombres sino que además tienen la posibilidad de tener hijos más inteligentes que el resto. Esto según la ciencia.

De acuerdo a un estudio publicado por la Universidad de Pittsburg, en Estados Unidos, los depósitos de grasa en las pompas y muslos de las mujeres poseen una considerable cantidad de hormona que contribuye al desarrollo del cerebro del bebé.

Mujeres con pompis grandes tienen hijos más inteligentes
Los niños tienen la posibilidad de tener cerebros más grandes durante su formación gracias a la hormona ubicada en las pompas. Foto vía Pixabay.

Esto, que se concentra en la grasa, se transmite mediante la lactancia y en líneas generales ayuda a construir mejor el cerebro y a largo plazo, una mayor inteligencia.  Según el documento este es uno de los motivos por el que las mujeres adelgazan durante la lactancia.

El epidemiólogo y docente Will Lassek, representante de la investigación,  ha indicado a los medios que estos depósitos de grasa ubicados en el cuerpo femenino se movilizan durante el embarazo y el feto los termina absorbiendo.  Lo ve importante en la formación del cuerpo del neonato simplemente porque la leche materna proviene de la mitad inferior del cuerpo.

Quizás te interese también: Cuanto Más Honesta y Directa Seas, Más Sola Te Quedarás, Revela Estudio

“La grasa en estas zonas es un depósito para construir el cerebro de un bebé (…) se necesita una gran cantidad de grasa para hacer un sistema nervioso y las grasas en estas áreas también están enriquecidos en DHA (ácido docosahexaenoico) que es un componente particularmente importante en el cerebro humano”, señala Lassek.

Es inevitable entonces recurrir a casos de famosos con grandes traseros y que ya tienen uno o varios hijos, como la cantante y actriz J-Lo (Jeniffer López) o la figura pública Kim Kardashian. No hay estudios que refuercen esta hipótesis con estas dos, por ejemplo, cuyas retaguardias lucen atractivas y probablemente mantienen un buen depósito de hormonas.