La verdad sobre la supuesta evidencia científica de universos paralelos

0

En gran cantidad de medios digitales viene circulando una noticia acerca del hallazgo de supuesta evidencia científica que respaldaría la existencia de universos paralelos. Muchos de estos sitios incluso aseguran que fue la propia NASA la que habría llevado a cabo el extraordinario descubrimiento.

De acuerdo con una explicación presentada en la web nmas1, esta historia se originó gracias a un artículo titulado “Welcome to the antiverse”, publicado en el portal NewScientist, en donde se describe la manera en la que se detectan partículas de alta energía desde un globo gigante, específicamente en la Antártida.

Esta nota narra como el equipo de detección, denominado ANITA (Antena Antártica de Impulso Transitivo),  captó un neutrino que provenía del suelo y no del espacio. Hecho que fue publicado en Physical Review Letters más tarde.

Lo insólito del hallazgo fue que los neutrinos de alta energía no son capaces de atravesar el planeta sin interactuar con nada, por lo que la detección de una partícula así no tiene una explicación oficial, aunque si se generó una serie de hipótesis en torno a ello.

ANITA
Antena Antártica de Impulso Transitivo

Peter Gorhamn, profesor de física de la Universidad de Hawái declaró al respecto: “este podría ser el indicador de un nuevo tipo de física, lo que nosotros llamamos física más allá del modelo estándar”. Pero no hizo ninguna alusión a universos paralelos, como afirman algunos medios.

Tal vez te interese leer: Wuhan, primer foco de Covid-19, prohíbe consumo y comercio de animales silvestres

Tampoco es cierto que la NASA haya confirmado tal afirmación, ya que aunque ANITA recibe financiación de varias entidades, entre estas, la agencia espacial norteamericana, no existe ningún comunicado de prensa oficial del organismo sobre este tema.

Por otro lado, a pesar de publicaciones como las Letters in High Energy Physics, que sostiene que la detección de Anita podría evidenciar un universo simétrico o imagen espejo del nuestro, la mayoría de científicos estaría de acuerdo en que una detección tan inusual probablemente se deba a errores en el instrumento o los códigos de medición.