Hombre pidió ayuda económica por el Covid-19 y terminó comprándose un Lamborghini

0

Cada cabeza es un mundo y cada prioridad puede diferir de la que tenga cada quién. Para muestra el caso de este hombre que pidió ayuda económica por el Covid-19 y terminó comprándose un Lamborghini.

La historia en cuestión proviene desde Estados Unidos. El protagonista responde al nombre de David T. Hines, de 29 años de edad. Según lo que indican las agencias informativas, solicitó un préstamo de 13.5 millones de dólares en un programa federal destino a prestar asistencia a los afectados por el Coronavirus.

Lo que no indicó es que este préstamo blando lo terminó gastando en lujos, como bien indica la acusación realizada en su contra por la Fiscalía en Miami, Florida.

De acuerdo a lo señalado en documentos legales, se le acusó el 27 de julio de fraude bancario así como hacer falsas declaraciones a una institución financiera, todo para conseguir ganancias ilegales a través de transacciones bancarias.

Quizás te interese también: Crean primer cementerio ecológico donde los cuerpos se transforman en árboles

La investigación determinó que la cantidad que el ahora acusado utilizó se invirtió en elementos muy exclusivos como un Lamborghini, por ejemplo.

 Esto hubiese pasado inadvertido de no ser porque para ello recurrió a los préstamos PPP (“Programa de protección de nóminas” en inglés) que como su nombre lo indica, son recursos enfocados a ayudar a las pequeñas y medianas empresas afectadas por la pandemia mundial.

The New York Times asegura que Hines tenía no menos de cuatro negocios con 70 empleados además de tener gastos millonarios mensuales. Por ello recibió tres pagos por 3.9 millones de dólares. Aun con esa cifra en la cuenta bancaria, siguió presentando solicitudes de financiamiento.

“A los pocos días de recibir los fondos PPP, Hines compró un automóvil deportivo Lamborghini Huracan 2020, que registró conjuntamente a su nombre y el de una de sus compañías”, determinó la Fiscalía.

El ente también dejó en claro que en los días e incluso semanas siguientes al desembolso de los fondos PPP, Hines no pagó nómina debido a que se dedicó a hacer compras en tiendas de lujo y en complejos turísticos en Miami Beach.

Los estatus indican que los créditos PPP pueden ser perdonados si las compañías destinan la mayor parte de lo recibido en nuevas contrataciones a sus antiguos empleados manteniendo así los salarios antes de la pandemia. De no poder cumplir esta base, debían devolverse en dos o cinco años con una tasa de interés inferior al 1 por ciento. No trascendió cuál sería la sanción o el destino del acusado tras conseguirse culpable de esta situación.