Hacer el Bebé en el Mar Ayuda a que Tu Bendición Nazca con Ojos Azules

0

Tal parece que las ocurrencias noticiosas que se difunden a través del internet, son cada vez más creativas e hilarantes. Esta vez ha comenzado a virilizarse la idea de que el color azul de los bebés puede definirse si es concebido en el mar. Lográndose que, con solo hacer travesuras en sus aguas, pueda obtenerse el azul marino del océano para nuestro hijo o hija.

Según reseña la noticia a través de la web, sería la Universidad Nacional del Océano, en Chicago, la institución que habría desarrollado un estudio concluyente al respecto. El mismo develó que, el color de los ojos no era determinado por la herencia de genes, como todos estos años la ciencia lo ha señalado. Sino que, la explicación es mucho más mística e inverosímil.

De acurdo con lo  publicado por el sitio web que viralizó la información, se trataría de la existencia de millones de moléculas invisibles para los seres humanos, considerados como parásitos marinos azules que aprovechan de introducirse al organismo de las personas, cuando estas se encuentran rinda suelta a la pasión en el agua del mar. Por lo cual, al producirse la concepción en ese lugar, el embrión estará preparado para que desarrolle la coloración azul de sus ojos.

Según este estudio, los ojos de color azul no son producto de la genética
foto vía optica2000

Quizás también te interese:  Hombre Mayor Cae Al Suelo Desmayado Cuando Lizbeth De Badabun Descubre Su Infidelidad

Con esta explicación, como salida de una buena película de Hollywood, muchos se emocionarán teniendo un poco de fe en tal idea, sin embargo, por si las dudas, no estaría demás tratar de ubicar una pareja que tenga estos rasgos físicos, para no descartar de buenas a primeras lo que la ciencia se ha encargado de estudiar y afirmar por décadas.

Los parásitos marinos azules ingresan a los humanos mientras hacen el amor en el mar
Foto vía holadoctor

Lo que sí es seguro es que, aun con tantas ocupaciones diarias y el estrés que podemos acumular en el día, siempre habrán ocurrencias como estas que nos causen gracia y aminoren la tensión de una jornada laboral o académica extenuante.