Hacer del baño en las piscinas se convierte en el reto viral del momento

0

Un nuevo reto invade la esfera pública y esta vez no de manera positiva. Se trata de defecar en las piscinas para completar así un desafío impuesto de forma viral.

De acuerdo a la prensa, no se trata de algo que ha sido de agrado de muchos pero sí que ha atrapado a varios en esto. Las primeras actividades de este tipo provienen en España donde varias piscinas públicas han reportado una actividad que ha resaltado más por lo grotesco en lugar de lo gracioso.

El reporte oficial indica que la piscina municipal de Masanasa tuvo que cerrar al menos en dos oportunidades por detectar deposiciones humanas en el agua. Esto en lugar dispuesto para 600 personas. Adicionalmente la provincia de Aldaia reportó un hecho similar.

Luego se vio lo mismo en Alcoy, Museros, Paiporta, San Vicente del Raspeig, y en el parque acuático de Segóbriga Park. No fue entonces aislado sino que sigue repitiéndose el patrón es distintas extensiones.

Esto ocasiona que tengan que extremar las medidas para la desinfección del agua como vaciar todo el espacio del líquido y luego volver a llenarla con cloro. Solo el club de golf Aldeamayor indicó que tuvo que cerrar su piscina siete veces.

En este lugar aparentemente las heces las llevan preparadas y las sueltan cuando nadie está mirando.

Con la llegada del verano en el continente europeo, varias autoridades sanitarias han lanzado la preocupación (sin llegar al punto de emitir o aumentar una alerta) por esta tendencia que busca conseguir más likes en las redes sociales.

Los retos virales se están convirtiendo en una moda sin sentido que pueden llegar a tener graves consecuencias para la integridad física y la salud de quienes los realizan y para quienes les rodean.

El caso más reciente fue en la piscina municipal de Castellar de la Frontera de Cádiz que tuvo que ser evacuada y cerrada el domingo al encontrarse heces humanas en el vaso principal.

Quizás te interese también: Tu gusto por la cerveza ‘es culpa de tus padres’ revela estudio

La municipalidad indicó que los socorristas atendieron a los bañistas para explicar lo sucedido, poniendo a su disposición el libro de reclamaciones. También se les selló la entrada para compensarla por otro día.

Después de evacuar, se procedió a la cloración. Como tiene depuración continua, ya en cuatro horas se restablecieron los niveles de cloro en toda el agua. Un caso de aparente respuesta inmediata que no cuentan todas las locaciones similares.