Hacer Brillar Los Testículos De Los Perros Podría Convertirse En La Nueva Tendencia

0

La innecesaria práctica que pretende brindar mayor estética a los testículos de los caninos, se está popularizando en Estados Unidos. Y ya han aparecido varios perros en las redes sociales luciendo sus testículos de colores.

Para realizar la pintoresca práctica se utiliza una mezcla hecha con jarabe de maíz y brillo comestible, del utilizado en las decoraciones de pasteles. Esta combinación ya se está comercializando en el país norteamericano. Con el fin de que puedan adquirirla y utilizarla en sus mascotas todos aquellos que estén a favor de la innovadora idea.

This is Valo and LiamThey have the nicest set of testicles in the Grooming Industry So nice, their Owners…

Posted by Groomies on Saturday, January 26, 2019

Sin embargo, aun cuando la mezcla puede ser lamida por los animales sin que les cause ningún daño, han surgido críticas con respecto a la necesidad de hacer esto. Aludiendo que estos seres vivos, tan cercanos al hombre, merecen respeto y no deberían de ser sometidos a estas prácticas aunque no se les haga daño alguno.

Quizás también te interese: El Presidente De Venezuela Reta A Trump En Un ‘Raro’ Inglés: “Hands Off Venezuela De Inmediati”

Cabe resaltar que, adornar a estas mascotas viene desde hace muchos años atrás, por lo que, no es nuevo el uso de purpurina, como se evidenció hace algún tiempo cuando se puso de moda colocarles tatuajes temporales a base de este llamativo producto. Sin embargo, pasó pronto de moda.

Ahora, la atención se ha focalizado en los testículos y aunque en ferias caninas y otros eventos ya se han visto desfilar varios perros con esta zona de su cuerpo, finamente adornada, es probable que con el peso de tantas críticas a favor de estos animales, por parte de quienes le tienen tan profunda estima, finalmente quede atrás nuevamente el reciente invento.

Uno de los primeros en alzar su voz a favor de los canes, criticando la nueva tendencia ha sido el personal de Royal Paws Pet Salon, una peluquería canina de Carolina del Norte, en la ciudad de High Point. A quienes les parece una práctica insensata que aun así, podría extenderse más de no ser frenada a tiempo.