Gimnasio creó cápsulas de plástico para entrenar en sus instalaciones

0

En tiempos de reingreso a una “nueva normalidad”, este gimnasio sorprende al crear cápsulas de plástico para entrenar en sus instalaciones sin riesgo de contagio para el coronavirus.

La idea proviene de California donde el propietario de un espacio deportivo encontró una forma catalogada de innovadora para que los clientes trabajen en grupo mientras se adhieren a las reglas de distanciamiento físico.

Este método consiste en poner a cada participante entre cuatro láminas de plástico con un orificio superior para que puedan entrenar sin inconvenientes y al mismo tiempo poder respirar sin riesgo al Covid-19 debido a la falta de mascarilla.

Quizás te interese también: Hombre se aburría en su trabajo, demandó a la empresa por esto y ganó cifra millonaria

La persona a la que se le ocurrió esto es Peet Sapsin, propietario de Inspire South Bay Fitness en Redondo Beach, en California. Logró reabrir luego de varios meses de cuarentena con algunas limitantes. La primera fue reducir el tamaño de sus clases de 24 a nueve participantes e implementando un conjunto de medidas como el conjunto de cápsulas de plástico individuales.

Por ahora esta es la única actividad que ofrece debido a que no tiene todo el gimnasio abierto. Esto reduce el movimiento a clases y entrenamiento personal, con algunos pro y contras. Por un lado elimina las máscaras y mantiene la distancia física recomendada. Por el otro, dependen de demostraciones y señales verbales.

Según Sapsin, fue su esposa la que tuvo la visión y él se encargó de construir la solución. Tardó tres días en construirlas y gastó solo cortinas de baño y tuberías de PVC. Según relata a la prensa, esto resultó ser más rentable al plexiglás. Cada espacio mide aproximadamente unos 6 pies de ancho y 10 pies de alto.

Pese a que esto luce como una medida eficaz, aun se mantienen estrictos protocolos de higiene como el uso de desinfectante de manos y que les tomen la temperatura con una pistola sin contacto. Luego de este proceso inicial, cada cliente es asignado a una de las nueve cápsulas donde tienen todo el equipo necesario para entrenar, desde banco hasta mancuernas.