Estudio excluye las nalgadas en los niños como método de corrección de conductas

0

Durante mucho tiempo el hecho de golpear a los niños para aplicar correctivos se ha normalizado en América Latina. El uso de cinturones, cables, palos entre otros, se ha justificado con el lema de aplicar una educación adecuada,  en donde jóvenes puedan apegarse a lo que sus padres consideran es mejor para ellos.

En el “mejor de los casos“, las nalgadas se propinan con fines educativos y muchos se enorgullecen de aplicar cierto tipo de correctivos a sus hijos. Sin embargo, cabe mencionar que un estudio que ha sido conducido por psicólogos de la Universidad de Michigan, asegura que la aplicación de la violencia física durante el periodo de la infancia en una persona puede llegar a marcarla de por vida.

Las consecuencias de estos “correctivos” se manifiestan cuando la persona alcanza su edad adulta, en muchas ocasiones aparentemente de la nada. Los psicólogos en este estudio realizaron una distinción entre las nalgadas “correctivas” y otros tipos de violencia física.

Las primeras vienen a ser una medida para infringir dolor en los niños pero sin llegar a lastimarles de gravedad. En el segundo caso, sí se pueden llegar a apreciar consecuencias que le afectan a nivel físico.

El estudio contó con 8 mil 300 adultos, en edades entre 19 y 97 años, donde casi un 55 % relató algún episodio de golpes o violencia física “correctiva” de los cuales, la mayoría de estas personas sufrió episodios depresivos o suicidas en algún momento de su adultez.

Maltrato infantil
Cualquier tipo de violencia física no debería utilizarse como disciplina | Foto vía: Pixabay

Entonces, el estudio establece que dar nalgadas a los niños puede generar depresión, ansiedad y sentimientos de culpa al llegar a la mayoría de edad y en ciertos casos, genera trastornos de personalidad clínicos, que pueden llevar a actos de suicidio.

Quizás también te interese leer: ¿Lyn May pierde a sus bebés por susto en un vuelo que aterrizó de emergencia?

Por mucho tiempo  dichas conclusiones han salido a la luz pública atribuyendo daños al  abuso tanto emocional como físico. Por lo tanto, los psicólogos de este estudio invitan a encontrar alternativas para disciplinar en la infancia, sin recurrir a ningún tipo de violencia por “inofensiva” que parezca.

Deja un comentario