Escáner 3D a color busca fulminar con radiografías a blanco y negro

0

Si la vida es a color, decir en pleno 2019 que las revisiones de radiografías son en blanco y negro sigue siendo absurdo. Esto a mediano plazo promete cambiar.  Al menos esa es la promesa que hace una empresa en Nueva Zelanda que ha desarrollado un nuevo aparato que en teoría permite escanear en 3D y a color.

La tecnología que asegura tener no escatima en detalles y precisión. Explora el cuerpo humano con una precisión que permite sin lugar a dudas hacer un diagnóstico médico mucho mejor.

No hay anuncio oficial de este prototipo pero si imágenes de lo que puede hacer. Por ejemplo, la captura que se adjunta en esta nota explora un segmento del brazo donde incluso se muestra sin problemas el interior del reloj que usa la persona.

radiografia 3d a color
Foto via azulweb

Según sus creadores, el escáner en cuestión funciona mediante un detector que utiliza información del color de la misma manera en que la utiliza una cámara. El punto diferencial aquí es que cuando el obturador se abre se cuenta la cantidad de píxeles.

Al parecer lo bueno se consigue en el interior del dispositivo desarrollado. Tiene un chip con un algoritmo único y personalizado que detecta longitudes de onda mientras pasan los rayos X a través de los diversos materiales del cuerpo. Es así como distingue entre hueso, músculo, grasa, líquidos y tejidos.

Se añade además un software que interpreta mejor el chip para crear imágenes a color y en formato tridimensional.

Quizás te interese también: Parejas que se pelean mucho realmente se aman, según estudios

Se adjudica la responsabilidad a Phil y Anthony Butler de las Universidades de Canterbury y Otago, en Nueva Zelanda, quienes ya han dicho que las primeras pruebas han sido exitosas y que hasta ahora podría funcionar sin inconvenientes para el estudio de los huesos y las articulaciones así como del cáncer.  Aspiran a que pronto se pueda llegar a usar para odontología y cirugía cerebral.

Aun así le falta madurar al proyecto y es probable que de conseguir éxito sea primero en el continente oceánico y luego de un par de años se popularice –con un buen impulso- en el resto del mundo.