Encontraron una niña congelada de hace 500 años

0

Aunque fue descubierta en 1999, la historia de la niña inca congelada hallada en una montaña de la Cordillera de Los Andes, continúa causando curiosidad y asombro. Pues se trata de la momia mejor preservada, entre las encontradas en la cumbre del volcán de Llullaillaco, a 6.707 m.s.n.m.

La denominada ”Doncella de Llullaillaco” permaneció en su tumba de hielo por 500 años, conservándose en un excelente estado de preservación, pues todavía conserva sus órganos intactos, así como sangre dentro del corazón y pulmones, según información de abc.

El impresionante estado de preservación de la joven, que se estima tenia cerca de 15 años cuando murió, ha permitido a los científicos realizar análisis para comprender mejor la forma en la que se llevaban a cabo este tipo de sacrificios humanos.

Pruebas realizadas en el cabello de la Doncella, indican que su dieta cambió completamente un año antes de morir. Por lo que los expertos suponen que fue cuando la seleccionaron para ser ofrecida como sacrificio, pero se desconoce cuáles fueron los motivos de este.

Doncella de Llullaillaco
Los estudios han permitido comprender mejor cómo se llevaban a cabo este tipo de ceremonias | Foto via info-natura

Los estudios indicaron que a partir de entonces la niña ingirió alimentos de élite como maíz y proteínas animales. También se observó un alto consumo de coca durante el último año, así como una gran ingesta de alcohol durante las últimas semanas.

De acuerdo con nationalgeographic, se cree que estas drogas tenían la finalidad de que la joven fuera más dócil o se mantuviera aletargada. Esto explicaría la posición relajada en la que se encontró su cuerpo, junto a otros objetos que también permanecieron intactos.

Tal vez te interese leer: Rusia aprobará vacuna contra Covid-19 antes del 15 de agosto

Actualmente la “Doncella de Llullaillaco” se exhibe en el Museo de Arqueología de Alta Montaña de Salta, en Argentina. Reposa en una cámara acrílica, en donde se mantiene a una temperatura de 18°C de forma permanente.  

Johan Reinhard, el explorador que encontró a la Doncella y a otros dos niños momificados más jóvenes en la misma área, señaló que los hallazgos coinciden con lo que habrían narrado los primeros exploradores españoles acerca de este tipo de rituales.