En el mar la vida sí es más feliz y la ciencia explica por qué

0

La mayoría de las personas disfrutan del mar, sienten que allí la vida es más feliz y que todo lo que viven cerca de este tiene otro sabor. Pues bien, la ciencia ha confirmado recientemente que en efecto, somos más felices en el mar porque nuestro cuerpo experimenta una serie de reacciones que nos hacen sentir así.

Un equipo de científicos estableció la relación entre el mar y la salud y así se determinó que, el mar ciertamente produce bienestar emocional y a la par, amplifica la capacidad del ser humano de autoconocimiento.

El sonido del mar, es decir, el vaivén de las olas también nos hace evocar los latidos del corazón materno, esos que desde el vientre escuchábamos y por lo tanto, nos trasmite una sensación de protección y seguridad única. Así que, esto contribuye igualmente a relajarnos.

Por otro lado, el solo hecho de contemplar el mar, ya controla los niveles de serotonina en el cuerpo, por lo que, nuestra ansiedad disminuye. El cortisol por su parte también baja sus niveles,  haciendo que el estrés se reduzca o elimine.

Por otro lado, el neurocientífico Michael Merzenich explicó que el paisaje del mar, esa agua que se pierde en el horizonte, transmite una sensación de estabilidad y seguridad al percibir que el entorno es predecible.

Quizás también te interese leer: Mirar Los Pechos De Las Mujeres Alarga La Vida De Los Hombres

mujer desestresada en el mar
Si te sientes con demasiado estrés, el mar es el lugar idóneo para liberarte de este | Foto vía: Pixabay

Ahora ya entendemos por qué muchos queremos huir al mar cuando nos sentimos agobiados o muy estresados. Pues, es por todo lo explicado que, sin duda ir a la playa significa olvidarnos de todos los problemas por un buen rato y disfrutar de paz y quietud que nos equilibra las emociones.

De manera que, si no estás muy lejos de una playa y has tenido unos días difíciles, no lo pienses más, agarra tu bloqueador solar, toalla, lentes y a disfrutar de una tarde saludable mental y emocionalmente hablando.