El amor de madre no tiene fecha de caducidad

0

Esto es lo que ha demostrado Ada Keating, una mujer de 98 años de edad que decidió irse a vivir con su hijo de 80 años Tom Keating.

Este hombre en el 2016, tomó la decisión de mudarse al asilo Moss View pues necesitaba de una serie de cuidados adicionales, pero en menos de un año,  Ada su madre también tomó la decisión de que ella igualmente necesitaba estar cerca de su hijo, por lo que se mudó al mismo asilo que su hijo.

Esta madre y su hijo vivían en Wavertree, y ciertamente  comparten un lazo muy especial de madre e hijo. Tom no llegó a casarse y ha compartido toda su vida al lado de su madre. Él es el hijo mayor de cuatro hijos que Ada y su difunto esposo Harry educaron.  

A pesar de que se encontraban viviendo dentro de un asilo, aun así Ada continuaba  desarrollando sus labores como madre, ella contó en una ocasión que todos los días se dirigía al cuarto de Tom para darle sus buenos días y avisarle que debían bajar a desayunar.

Cuando Ada se va para arreglarse el cabello, su hijo Tom la espera para recibirla con un fuerte abrazo a su regreso. Tom también mencionó que su madre además de seguirlo cuidando siempre le indica que debe comportarse.

Quizás también te interese leer: Se viraliza mujer que canta cover de una canción del Cartel de Santa

Aunque el gerente del asilo afirma que es toda una situación peculiar el hecho de tener a una madre y su hijo dentro del asilo, está completamente feliz, él y todo el personal, de darles la bienvenida a ambos. Les complace el hecho de permitirles poder pasar más tiempo juntos. Sin duda,  el amor de esta madre hacia su hijo es algo que no puede describirse, solo basta con mirarlos juntos  para comprender que el amor de madre es único e incondicional.

Deja un comentario