Echarse unas Cervecitas Ayuda a Hablar con Mayor Fluidez otros Idiomas Indican Estudios

0

Si era necesaria alguna excusa para adentrarse en el estudio de otros idiomas, la ciencia se ha encargado de dar un buen incentivo: el alcoholito. De acuerdo a estudios, consumir bebida con grado alcohólico ayuda a hablar con más fluidez cualquier lengua diferente a la materna.

El apreciado documento en cuestión proviene de la Universidad de Liverpool en Inglaterra. En este se afirma que es posible desbloquear un nuevo nivel en el camino del bilingüismo tras consumir el producto principal de los bares.

La investigación toma en cuenta las afecciones que pudiesen generarse por los tragos como las desinhibiciones o cualquier nubosidad en la capacidad cognitiva.  Pero también si se quiere los “efectos positivos” en el ámbito social como la reducción de la ansiedad.

Es justo en base a ese conocimiento que los científicos trabajaron en crear una metodología para eso que ha quedado como un simple saber. Esto hasta lograr la afirmación final con la que se construyó el titular de esta nota.

Beber alcohol ayuda a hablar con mayor fluidez otros idiomas
. Ya en 1972 un grupo científico logró demostrar mediante un proceso similar que gracias a unas pequeñas dosis del mencionado elixir algunos estadounidenses mejoraron la pronunciación de palabras en un idioma tan complicado como tailandés. Foto vía / Pixabay

Fueron convocados para ello un nutrido grupo de alemanes. 50 personas para ser exactos, con la habilidad en común de haber aprendido de forma reciente un segundo idioma que en su caso era holandés.

No se especifican los números pero el experimento consistía en darles a una parte una cantidad mínima de alcohol de acuerdo a su peso mientras que a otros no les daban. Luego pasaban a evaluar su desempeño de acuerdo a una serie de categorías.

Los resultados indicaron que quienes habían tomado algo –dado por los propios profesionales de la medicina- habían obtenido los puntajes más altos en cuanto a aprendizaje.

No se señalan más variables utilizadas pero sí que las dosis eran pequeñas, lo que en condiciones de un universitario o estudiante regular sería “de entrada”, sin que llegase a evidentes estados de ebriedad.

Quizás te interese también: Juan Gabriel Envía Cartas A AMLO Y Le Pide Atestiguar Su Reaparición

De esta manera se muestran las conclusiones sin dar muchos detalles al respecto recalcando que pese a que puede que haya un empuje, no quiere decir que beber una botella completa de tequila, ron, whisky o cerveza signifique hablar ruso o mandarín al despertar junto a una resaca.

No es el primer estudio que indica esto. Ya en 1972 un grupo científico logró demostrar mediante un proceso similar que gracias a unas pequeñas dosis del mencionado elixir algunos estadounidenses  mejoraron la pronunciación de palabras en un idioma tan complicado como tailandés.