Debe compensar a su ex con 178 mil dólares por ser ella ama de casa por más de 30 años

0

En una situación inédita en Argentina, el sistema de justicia confirmó un fallo donde un hombre está obligado a pagar ocho millones de pesos (el equivalente a 178 mil dólares estadounidenses aprox.) a su ex esposa porque ella dedicó casi 30 años de su vida en tareas del hogar.

Según reportes de medios locales, el veredicto llega a titulares porque nunca se había concedido una cifra tan elevada en materia de compensación económica y mucho menos en el ámbito civil.

>>>Video Recomendado<<<

Suscribete

La historia se remonta a su tiempo de casados. Ella (una licenciada en Economía hoy de 70 años) estuvo en este matrimonio con él entre 1982 y 2009. Ambos vivieron en Comodoro Rivadavia y luego en Palermo bajo el concepto tradicional familiar donde el hombre trabajaba  y la mujer se dedicaba a la crianza de los hijos y a las tareas domésticas.

Luego ella descubrió que su marido fue infiel por el resumen del banco y el uso de su tarjeta en un hotel. Allí comenzó la separación y las demandas que desembocaron en un divorcio concretado en 2011 y en esta resolución.

Debe compensar a su ex con 178 mil dólares por ser ella ama de casa por más de 30 años
Foto vía Pixabay

Quizás te interese también: Mujer decidió vivir con su novio y su marido en la misma casa

La decisión fue emitida por la jueza Victoria Famá, del Juzgado Nacional en lo Civil N° 92. En el documento que lleva su firma se indica que tuvo una perspectiva de género.  Se consideró para esto que se rompió el equilibrio del proyecto familiar y la mujer atravesó dificultades económicas mientras a él básicamente le iba bien.

También se indica que el factor edad se consideró. “Luego de 27 años de matrimonio el accionado la abandonó cumplidos sus 60 años, edad en la que las mujeres obtienen el beneficio jubilatorio, viéndose privada de ingresar al mercado laboral”, se deja ver en el texto.

La cifra se calculó –de acuerdo a los medios- por las circunstancias personales y la situación patrimonial de ambas partes. También por el valor profesional de la mujer que resignó su desarrollo para los quehaceres hogareños.