Crean primer cementerio ecológico donde los cuerpos se transforman en árboles

0

La idea no es nueva. De hecho, se puede ver en varios conceptos desde hace un buen rato rondando Internet. Sin embargo se materializó: crearon el primer cementerio ecológico donde los cuerpos se transforman en árboles.

La información proviene desde Quebec, en Canadá. Es justo en este país de Norteamérica donde se construyó lo que se conoce como el primer Bios Park del mundo, una alternativa que ya algunos medios han tildado de “innovadora, ecológica y sustentable” y que busca diferenciarse por ser un área exclusivamente dedicada a la plantación de árboles con restos de seres queridos.

La historia comenzó hace 23 años con la empresa funeraria llamada Bios. Justo esta empresa ideó una manera de abandonar los métodos convencionales y costosos para despedir a las personas.

Así que crearon las llamadas Bio Urnas, que son definidas como recipientes 100% biodegradables que contienen una mezcla de semilla junto con fertilizantes naturales que se combinan con las cenizas de seres vivos, sean humanos o animales.

Así las personas tienen la posibilidad de despedir a sus padres, hijos, amigos, familiares y hasta mascotas en una Bio Urna. Esta se instala bajo suelo y después de un proceso termina naciendo y creciendo un árbol que además de ser bastante emotivo termina ayudando al planeta.  

Quizás te interese también: Continente africano se está partiendo en dos y se prevé aparición de nuevo océano

“El árbol crece de las cenizas, la urna se biodegrada sin dejar absolutamente ningún rastro, y la defunción se convierte en una transformación y retorno a la vida a través de la naturaleza“, dice el sitio web de la compañía.

“A nivel individual, es muy terapéutico en un momento así. A nivel mundial, estamos asumiendo la responsabilidad colectiva de la restauración planetaria que tanto necesitamos. Estamos hablando de miles, sino millones, de árboles plantados cada año”, continúa, haciendo referencia de la emergencia sanitaria que ha terminado siendo procesar cadáveres y su posible contagio del virus Covid-19.

Ya esta idea en particular ha sido distribuida en más de 50 países en todo el mundo aunque es esta empresa la que ha terminado dando la puntada inicial con un espacio de tierra donde se dedica en exclusiva la plantación de Bio Urnas.

Su propuesta puede contener alguna de las ocho especies diferentes de árboles a escoger. Se puede elegir entre manzano silvestre, arce azucarero, gingko, roble, lila, hortensia y arce amur.

“Decidimos qué opción de árboles ofrecer a las familias después de consultar con la ciudad sobre las regulaciones sobre especies de árboles nativos aceptados y con la ayuda de un jardinero de nuestro centro de jardinería local (…) hemos elegido especies resistentes que no requieren mucho cuidado y mantenimiento y que también crecen bien en nuestra área”, aseguran en su sitio en Internet.

De acuerdo a las entrevistas compiladas por agencias informativas y ciertos medios, la gente después del funeral regresa para visitar el espacio y cuidar los árboles quitando hojas dañadas o adornándolas según las estaciones y motivos del año.

Incluso varios entrevistados aseguraron que les gusta ver crecer a los árboles pequeños y que la meditación termina siendo mucho más cálida y natural que en una lápida.

La idea no parece tan descabellada y ha tenido buena acogida en las redes. Una usuaria en Internet llamada Lety García, por ejemplo, comenta: “Ya solo falta que se permita sembrar a un ser querido en tu propiedad. Quisiera tener mi propio bosque para que la familia se reúna cada vez. En lugar de ir al cementerio el día de muertos ir al bosque a hacer un día de campo en familia”.